Tarifas de luz
Tarifas de luz

AHORRO Y CONSUMO

Ahorrar en la factura de la luz

La preocupación cada vez más extendida por la subida del precio de la luz y que ha disparado el coste del suministro eléctrico en los hogares está suscitando un interés creciente por entender los importantes cambios que se están produciendo en el sector de la energía y el alcance de las consecuencias en el día a día. Cuestionarse sobre los hábitos de consumo o como ahorrar en la factura de la luz son ya preguntas habituales y las respuestas pueden ser más sencillas de lo que se puede imaginar a priori. El primer aspecto a tener en cuenta es que existen factores externos, como los peajes e impuestos, que afectan al precio de la luz y están fuera de nuestro ámbito de actuación. Sin embargo, sí podemos darte algunos útiles consejos para ahorrar en la factura de la luz que sí están a tu alcance:

Optar por el autoconsumo de energía solar

La mejor solución para ahorrar dinero en la factura de la luz es plantearse el cambio a la energía solar porque con ello se consigue reducir a la mitad cada año el gasto en electricidad respecto a otras fuentes de producción, además de empezar a consumir una energía 100 % limpia e inagotable. La instalación fotovoltaica inicial tiene un coste medio de 4.000 € aproximadamente. No obstante, existen algunas alternativas para sufragar este gasto, bien a través de las opciones de financiación de las empresas de instalación de paneles y baterías solares o solicitando una subvención de las convocadas en cada comunidad autónoma y que pueden cubrir, según los casos, hasta el 50 % del precio total de la instalación. En todo caso, la inversión será finalmente amortizada puesto que se puede revertir en la red el exceso de energía solar producida que no se haya consumido.

Tarífalo

Comparar tarifas de luz

Otra medida eficaz que puede adoptarse para ahorrar en la factura de la luz y gas es utilizar un comparador luz gas para contrastar la tarifa contratada con las demás ofertas del mercado. Para consumidores acogidos al precio protegido del mercado regulado el mejor recurso es utilizar el comparador de la CNMC que publica las ofertas a precio fijo anual conjuntamente con las ofertas en mercado libre. También se puede consultar el visor del precio del mercado eléctrico publicado por la Red Eléctrica de España (REE). Una de las principales diferencias entre las tarifas del mercado regulado y el mercado libre es que éstas últimas suelen llevar asociados otros servicios adicionales, además de las distintas condiciones contractuales entre ambas. Todo ello es analizado por la herramienta para comparar sus consumos con las restantes ofertas disponibles en el mercado lo que te ayudará a decidir cuál se adapta mejor a su perfil y hábitos de consumo.

Ajustar la potencia y el horario de consumo

La potencia contratada debe estar ajustada a las necesidades reales puesto que cuanto mayor sea la potencia más cara va a ser la tarifa a pagar y la factura se encarecerá innecesariamente por este motivo. Tras la última modificación aprobada, las personas usuarias tienen la posibilidad excepcional de introducir dos cambios gratuitos modificando la potencia contratada, desde el 1 de junio de 2021 y hasta el 31 de mayo de 2022, lo que supone una interesante oportunidad para ahorrar en la factura de luz ajustándose a la menor potencia contratada posible puesto que, con carácter general, el consumidor únicamente puede bajar la potencia contratada una vez al año con un coste de más de diez euros, mientras que los cambios para subir la potencia tiene un coste aproximado de sesenta euros por cada kWh que se aumente en el contrato. Otra cuestión a tener en cuenta es la posibilidad actual de contratar dos potencias, lo que permite concentrar el consumo en la franja horaria más barata. En este caso, para ahorrar en la factura de la luz se debe contratar la potencia menor para el horario más caro y una potencia mayor durante el horario más barato. En el caso de la energía, para todos los consumidores con tarifa PVPC del mercado regulado y para consumidores del mercado libre que tengan una tarifa con discriminación horaria también es importante ajustar el consumo principal a los tramos de horas en los que el precio de la luz es inferior.

Hacer un uso inteligente de electrodomésticos y dispositivos eléctricos

Comprar electrodomésticos y aparatos eléctricos de bajo consumo y alta eficiencia energética.

Si es el momento de adquirir nuevos electrodomésticos o de renovarlos la decisión más conveniente es comprar aquellos que tengan el etiquetado energético de más eficiencia, en especial, los que están conectados permanentemente como el frigorífico y aquellos cuyo uso resulta más caro, como los hornos, lavadoras y lavavajillas.

Limpieza y mantenimiento adecuado de dispositivos eléctricos, electrodomésticos e instalaciones.

Cuanto mejores sean las condiciones de conservación de nuestros electrodomésticos mayor será su vida útil y menor será el coste al utilizarlos, por lo que tenerlos en condiciones óptimas de limpieza y mantenimiento son otras formas de ahorrar en la factura de la luz que están en nuestras manos.

Usar adecuadamente los electrodomésticos seleccionando los programas más eficientes, ecológicos y de bajo consumo.

Ahorrar en la factura de la luz es muy simple gracias a los programas Eco de los electrodomésticos, así como optimizar su uso con carga llena y evitando las temperaturas elevadas. También hay que eliminar el conocido “consumo fantasma” apagando los aparatos completamente en lugar de dejarlos en estado de reposo o standby, tarea que se simplifica utilizando regletas múltiples con interruptor único o mediante enchufes con temporizador programable y que permite reducir la factura hasta un 10 %.

Renovar la iluminación

Reemplazar las bombillas tradicionales por luces Led es la mejor solución para tener una iluminación más eficiente. La gama de iluminación led es muy amplia, tanto en bombillas, como en lámparas para mesitas auxiliares, flexos de escritorio, halógenos, luces led con sensor de movimiento para zonas de paso como escaleras, recibidor o pasillo y luces nocturnas para los más pequeños. Además de proporcionar una iluminación de calidad y favorecer la estética, su vida útil es superior a las demás bombillas. Sin perjuicio de ello, hay que apagar siempre la luz cuando se salga de una habitación y al salir de la vivienda, y aprovechar al máximo las horas de luz natural.

Mejorar el aislamiento de la vivienda

Cómo ahorrar en la factura de la luz requiere también invertir en el aislamiento de la vivienda, lo que se puede conseguir ajustando correctamente la temperatura de los termostatos para reducir el gasto de calefacción durante el frío y del aire acondicionado durante el verano. Otros trucos para ahorrar en la factura de la luz baratos y que también van a mejorar el aislante térmico de la vivienda son los siguientes:

Cerrar puertas y ventanas

Tener abiertas las ventanas más tiempo del preciso para ventilar la vivienda va a producir fugas de energía y alterar la temperatura pretendida en el interior del hogar.

Aplicar aislante para ventanas y puertas

Existen numerosas opciones eficaces y muy baratas para aislar las puertas y ventanas. En el caso de las puertas, se pueden usar burletes de fácil instalación mediante fijación adhesiva que van a evitar la entrada de frío, polvo y ruido. Los burletes están fabricados con materiales resistentes a temperaturas altas y bajas, como la silicona, y pueden encontrarse en colores variados que armonicen con la decoración de cada estancia. Para las ventanas lo más sencillo es colocar tiras de sellado en las juntas cuya instalación es también muy fácil.

Instalar cortinas aislantes

Este tipo de cortinas están disponibles en una amplia variedad de colores opacos y están fabricadas en tejidos de suave tacto, como el poliéster, favoreciendo la conservación de la temperatura en el interior de las habitaciones al evitar que entre el frío.

Calcular la potencia eléctrica

La potencia eléctrica mide la cantidad de energía eléctrica que se transfiere desde una fuente generadora hasta un aparato consumidor por una determinada unidad de tiempo. A efectos prácticos, va a determinar cuántos electrodomésticos y aparatos eléctricos podemos tener conectados simultáneamente a la red eléctrica. Cuando superamos la potencia que tenemos contratada se produce un apagón o “saltan los plomos”, como se dice coloquialmente. Sin embargo, en la mayoría de los casos, lo cierto es que se suele tener contratada una potencia eléctrica superior a la que realmente se necesita y esta circunstancia encarece el precio de la tarifa eléctrica que tenemos que pagar.

¿Cómo se calcula la potencia eléctrica necesaria?

Para calcular la potencia eléctrica hay que multiplicar la tensión (V) por la intensidad (I). El resultado se mide en vatios, mientras que la unidad de la intensidad es el amperio y la de la tensión eléctrica se expresa en voltios (V). Calcular la potencia eléctrica es necesario para saber la cantidad de energía que se debe contratar teniendo en cuenta el número de aparatos eléctricos que se vayan a tener conectados a la misma vez y pagar el importe justo por este concepto. Por ello, es recomendable realizar una valoración teniendo en cuenta los kilovatios que consumen los electrodomésticos y la suma total de los que sea preciso conectar a la vez, lo que puedes calcular con los siguientes datos de estimación:

Electrodoméstico Consumo estimado
Televisor 0,15 - 0,4 kW
Frigorífico 0,25 - 0,35 kW
Calefacción de bajo consumo 0,4 - 0,8 kW
Aparato de aire acondicionado 0,9 - 1,5 kW
Vitrocerámica 0,9 - 2 kW
Horno 1,5 - 2,2 kW
Lavavajillas 1,5 - 2,2 kW
Lavadora 1,5 - 2,2 kW
Calefactor eléctrico 1 - 2,5 kW

¿Contratar una potencia o dos?

La potencia eléctrica que se tenga contratada va a determinar el precio de la tarifa de luz a pagar por lo que, por regla general, habrá que contratar la potencia más baja en función de las necesidades de consumo que nuestra instalación permita. Actualmente, con el nuevo sistema eléctrico, se pueden realizar dos cambios de potencia gratuitos hasta el 31 de mayo de 2022 y también es posible contratar dos potencias de forma que la facturación va a realizarse en función de dos tramos horarios con dos precios distintos:

Tarífalo

Hora Punta: De lunes a viernes laborables, de 08:00 h. a 00:00 h. En esta franja horaria el precio de la potencia es mayor.

Hora Valle: De lunes a viernes, de 00:00 h. a 08:00 h., días festivos y fines de semana las 24 horas. En esta franja, el precio por cada kW de potencia es más barato.

Se puede tener la misma potencia para ambos tramos horarios u optar por contratar dos potencias. Esta última opción permite ajustar el consumo principal a los horarios en los que será más barato el uso de aparatos eléctricos, por lo que en este caso lo conveniente es contratar una potencia inferior durante el horario punta y una potencia mayor para el horario valle cuando el precio es un 95 % menor para ahorrar en factura de luz. De esta manera, estará bajo control el consumo y el ahorro será aún mayor con la selección de tarifas que el comparador gas y luz de Tarífalo pone a tu disposición totalmente gratis.

Consumo de los electrodomésticos

La fuente principal del gasto de luz en un hogar proviene de los aparatos electrodomésticos ya que su uso representa más de la mitad de la factura eléctrica, con un 55 % aproximadamente, mientras que el gasto de iluminación se sitúa por detrás, con un 11 %. Los electrodomésticos que más consumen son aquellos que están conectados siempre a la corriente, como el frigorífico, y aquellos cuyo uso tiene un coste más elevado, como la lavadora, el horno y el lavavajillas. No obstante, hay que tener en cuenta que los electrodomésticos de bajo consumo repercuten a largo plazo un gasto considerablemente inferior que los electrodomésticos de alto consumo, por lo que a la hora de tener que adquirir un nuevo aparato es importante optar por los que tienen una etiqueta energética de alta eficiencia pues son los que permitirán ahorrar factura de la luz al final del año. Desde el 1 de marzo de 2021 se ha simplificado el sistema de etiquetado energético en el que el color verde oscuro se asigna al más eficiente consumo energético de los electrodomésticos, mientras que el color rojo identificaría a los de mayor consumo. El nuevo etiquetado, que ya es obligatorio, elimina las categorías A+++, A++ y A+, sustituyéndolas por otras más simples de la A a la G. También incluye información más detallada y útil con indicación de: la eficiencia, el consumo anual de agua y energía, ruido, nivel de carga, eficiencia de determinados programas o funciones del aparato y un código QR vinculado a la base de datos de la Unión Europea EPREL (European Product Database for Energy Labelling) en la que los fabricantes tienen la obligación de subir todas las etiquetas de sus productos. Para saber cuánto se paga por usar cada electrodoméstico hemos realizado un cálculo orientativo del distinto coste en cada una de las franjas horarias que se aplican a las facturas de los consumidores con tarifa PVPC del mercado regulado, teniendo en cuenta un precio de 111,85 euros el megavatio hora y que se corresponde con el precio medio de la electricidad en el mercado mayorista durante el año 2021.

Franjas Horarias
Hora Punta Hora Llana Hora Valle
Horno 0,535 cént.€/h 0,325 cént.€/h 0,272 cént.€/h
Lavadora 0,482 cént.€/h 0,293 cént.€/h 0,241 cént.€/h
Lavavajillas 0,419 cént.€/h 0,251 cént.€/h 0,209 cént.€/h
Secadora 0,388 cént.€/h 0,230 cént.€/h 0,199 cént.€/h
Aparato de aire acondicionado 0,356 cént.€/h 0,220 cént.€/h 0,178 cént.€/h
Microondas 0,293 cént.€/h 0,178 cént.€/h 0,1469 cént.€/h
Televisión 0,419 cént.€/h 0,314 cént.€/h 0,209 cént.€/h
Ordenador portátil 0,314 cént.€/h 0,209 cént.€/h 0,104 cént.€/h

Estos precios están indicados en céntimos por hora de consumo de electrodomésticos en kwh con impuestos incluidos, según los tramos de discriminación horaria en los que la luz tiene un coste diferente:

Hora Punta: De 10:00 h. a 14:00 h. y de 18:00 h. a 22:00 h. de lunes a viernes. Son las horas del día cuando las tarifas de luz son más caras.

Horario Llano: Se aplica, de lunes a viernes, entre las 08:00 h. a las 10:00 h., de 14:00 h. a 18:00 h. y de 22:00 h. a 00:00 h. El precio de la luz es intermedio.

Horario Valle: De 00:00 h. a 08:00 h., de lunes a viernes, y las 24 horas diarias durante los fines de semana y días festivos. Durante este periodo, el precio de kWh de consumo es el más barato.

Para controlar el consumo de electrodomésticos es importante hacer un uso inteligente de los mismos, seleccionando los programas ECO que requieren menos tiempo y energía, evitar el agua caliente y las medias cargas. Elegir una tarifa que facture con discriminación horaria permitirá también ajustar el consumo de forma que pueda ser concentrado en la franja horaria valle, durante las noches, fines de semana y festivos cuando es más barato el precio de la luz. En Tarífalo te ayudamos a encontrar la tarifa que más te interesa para ahorrar en factura de luz y gas.

Consumo eléctrico medio hogar

La evolución del precio de la luz acumula una importante subida, superando máximos históricos a diario en el mercado mayorista. Durante el último año el consumo medio de electricidad por hogar ha oscilado entre 990 y 950 euros anuales por familia, estimado para hogares con un consumo medio de 3.500 kWh/año, lo que representa un 25 % más que hace un año a pesar de las medidas y rebajas de impuestos que no han logrado frenar el elevado coste de la luz. El consumo medio de electricidad por hogar en España depende de muchos factores, siendo los más importantes:

Tipo de vivienda:

El consumo medio electricidad hogar en euros presenta variaciones relevantes al comparar las facturas de las viviendas unifamiliares con apartamentos y pisos.

Zona geográfica:

Las viviendas situadas en áreas más frías tienen un consumo superior a las localizadas en áreas más cálidas, especialmente de la franja mediterránea.

Instalaciones de la vivienda:

Otro factor diferenciador es el tipo de instalación que tenga nuestro hogar. El consumo derivado de la calefacción y del agua caliente sanitaria va a ser distinto dependiendo de si la instalación es eléctrica o de gas natural.

Clases de electrodomésticos y uso doméstico:

El consumo y ahorro de energía en este apartado está en función, de una parte, de la eficiencia energética de los aparatos electrodomésticos y, de otra parte, el uso inteligente que se haga de los mismos evitando, por ejemplo, el modo en reposo (standby) cuyo coste mensual representa una media del 6 % del consumo eléctrico hogar medio.

Iluminación:

La factura eléctrica varia también según el tipo de iluminación de la vivienda, puesto que el gasto generado por las bombillas estándar incrementará su coste frente a una iluminación Led y de bombillas de bajo consumo.

Tipo de tarifa:

Por último, también es posible moderar el consumo medio hogar kwh eligiendo la tarifa que sea más adecuada a las necesidades de la vivienda y a los hábitos familiares. Para consumidores flexibles que puedan concentrar su consumo más alto a los horarios de luz con el precio más bajo es aconsejable la tarificación de discriminación por horas. Además, la subida del precio de la luz afecta de manera directa a las tarifas PVPC y a las de precio fijo o indexado. Por eso, es necesario comparar tarifas y acertar en la elección clave para mejorar el ahorro y consumo en el hogar.

Consumo medio electricidad hogar IDEA

El Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía recoge en su publicación los Consumos del Sector Residencial gracias en la que se pueden consultar los datos relativos al consumo medio electricidad hogar.

Conforme a los datos del IDEA, el consumo medio anual electricidad hogar queda distribuido con arreglo a los siguientes porcentajes:

Consumo medio electricidad hogar España
Instalación y Equipamiento % Consumo
Electrodomésticos 55,2%
Iluminación 11,7%
Cocina 9,3%
Agua caliente sanitaria 7,5%
Calefacción 7,4%
Standby 6,6%
Refrigeración 6,6%

Para comprobar la distribución del consumo de electricidad en una vivienda a lo largo de un periodo de un tiempo habrá que consultar la curva de carga a través del área de clientes de la comercializadora con la que se tenga contratad el suministro de luz. La curva de carga representa gráficamente el consumo diario por horas lo que permitirá detectar cuando se producen los picos más altos de consumo y, en su caso, poder modificar la dinámica de los consumos más altos para ajustarla al tramo con el precio más bajo.

La hora más barata de la luz

Desde el 1 de junio de 2021 se empezó a aplicar en España un formato de factura de luz que ha introducido una estructura novedosa de precios para consumos domésticos diferenciando tres precios distintos según las nuevas franjas horarias definidas para la energía consumida, medida en kWh, y a la potencia eléctrica que, en el caso de consumidores domésticos con potencia inferior a 15 kW, también está sujeta a dos horarios con distinto precio (punta y valle).

En el mercado regulado todas las tarifas tienen discriminación horaria y, por tanto, el precio de luz es variable a lo largo del día, mientras que en el mercado libre existen también otras tarifas alternativas que facturan por el consumo real con independencia de la hora y tarifas planas, con una cuota personalizada que se calcula por el consumo medio del año anterior y por la que se paga el mismo precio cada mes, sea cual sea el consumo y horario.

Precio del kWh según el horario

En las tarifas con discriminación horaria el precio de la luz varía según el momento en que se produzca el consumo eléctrico, con una distribución en tres franjas horarias:

Horario punta:

Es el tramo con las horas del día más caras de la luz. Comprende desde las 10:00 h. hasta las 14:00 h. y de 18:00 h. a 22:00 h. de lunes a viernes, y no se aplica los días no laborables ni durante el fin de semana.

Horario Llano:

Tiene un coste intermedio y se aplica durante tres periodos al día, de lunes a viernes: entre las 08:00 h. a las 10:00 h., de 14:00 h. a 18:00 h. y de 22:00 h. a 00:00 h.

Horario Valle:

Es el periodo con la hora de la luz más barata y comprende desde las 00:00 h. de la madrugada hasta las 08:00 h. de la mañana, fines de semana y días festivos completos.

Tarífalo

¿A partir de que hora es más barata la luz?

La nueva estructura de facturación eléctrica con franjas horarias se introdujo para favorecer el ahorro al permitir la planificación de los consumos más altos durante los periodos con la hora más barata de la luz. Sin embargo, la subida del precio del kWh ha sido tan elevada en el mercado mayorista que fue necesario implementar otras medidas para intentar frenar su impacto en los hogares, a través de una importante rebaja fiscal que tampoco ha logrado contener el gasto en luz para los consumidores domésticos y continúa prorrogada por lo que el tipo del IVA del 10 % sigue en vigor para los consumidores domésticos, se mantiene el tipo del 0,5 % para el Impuesto Especial Eléctrico y suspendido el aplicable a la generación de electricidad.

En la página web de Red Eléctrica Española (REE) se publican las variaciones de los precios de la luz por horas y días de la semana. Consultando sus gráficas puede apreciarse que los límites horarios son más teóricos que las diferencias de precios reales por horas. Aun así, sigue habiendo días en que el precio de la luz en hora punta es el doble que el precio en el horario valle, si bien durante los fines de semana se advierte que el precio no permanece del todo estable ya que se producen altibajos con oscilaciones de precio en torno al 10 % entre los picos más caros y más baratos en el precio de la luz. Para saber con exactitud la hora más barata de la luz hoy de cara a valorar el momento más propicio para un uso más intensivo de electricidad se puede consultar la gráfica de la REE en la que se especifica el coste en cada hora concreta. Otra buena opción para planificar los gastos diarios en luz es contrastar la tarifa contratada con otras del mercado a precios actualizados en Tarífalo, la forma más fácil de comparar tarifas gas y electricidad con un solo click.

Reducir consumo eléctrico

Reducir el consumo eléctrico en casa se ha convertido en uno de los principales objetivos de los consumidores ante la subida imparable y sin precedentes del precio de la luz, pero también responde a la necesidad de tomar conciencia del impacto negativo que nuestro consumo de energía tiene en el medio ambiente y la posibilidad que tenemos al alcance de nuestra mano para mejorarlo adaptando algunas sencillas medidas para reducir el consumo eléctrico y hacer un uso más inteligente de la energía y de los aparatos eléctricos en las actividades cotidianas. El decálogo del consumo inteligente no supone ninguna renuncia al confort ya que para reducir el consumo eléctrico basta, en realidad, con hacer un uso inteligente de la luz y de los equipos, en el momento preciso y cuando de verdad resulte necesario.

Primero. Tarifa con discriminación horaria y dos potencias eléctricas

Si los Hábitos y horarios son flexibles es recomendable optar por tarifas de suministro con discriminación horaria porque van a permitir concentrar los consumos más elevados a los periodos nocturnos, fines de semana y días festivos cuando el precio del kWh es más barato que el resto del tiempo. Para elegir tarifas luz con discriminación horaria Tarífalo pone a tu disposición el comparador más rápido y completamente gratis. Desde la nueva estructura del sistema eléctrico en España, existen también dos franjas horarias para la potencia eléctrica y la posibilidad de tener contratar una o dos potencias permite también optar por esa última alternativa de cara a optimizar el consumo, de manera que se contrate la potencia más alta en el horario valle cuando el precio es menor y una potencia inferior durante el horario punta.

Segundo. Control de consumo

Existen varios dispositivos que ayudan a controlar cuánta energía consumimos. El medidor de consumo, por ejemplo, es un aparato para reducir consumo eléctrico ayudando a identificar los aparatos que más gasto están haciendo. Las comercializadoras también suelen tener apps inteligentes de evolución de consumo de sus clientes cuya utilización permite llevar un mejor control del consumo mensual en el hogar e introducir cambios en nuestros hábitos de forma personalizada.

Tercero. Temperatura ambiental óptima

Como reducir el consumo eléctrico eficientemente va a depender en buena medida de la temperatura ambiental de la vivienda. Durante el día, la temperatura óptima está entre 19ºC y 21ºC, mientras que por las noches es recomendable bajarla, entre 15ºC y 17ºC lo que favorecerá el descanso. Ventilar manualmente las estancias de forma natural y regular el termostato de la climatización para evitar temperaturas superiores a 25 ºC son acciones necesarias, teniendo en cuenta que cada grado centígrado que se aumente va a tener un coste del 7% en el gasto de electricidad por lo que temperaturas excesivamente altas o bajas, respecto a la estación del año, supone un despilfarro que va a encarecer la factura a final de mes de forma considerable.

Cuarto. Iluminación eficiente

Además de aprovechar al máximo las horas de luz natural se deben reemplazar las bombillas tradicionales por LED, ya que ofrece ventajas de bajo consumo y vida útil muy superiores al resto. Apagar siempre la luz al salir de las habitaciones y seleccionar el modo oscuro en las pantallas son otras maneras de reducir el consumo eléctrico y rebajar estratégicamente la factura a fin de mes.

Quinto. Cocinar con criterios sostenibles

Otra de las maneras de lograr un uso eficiente de la energía es cocinar bajo algunas claves que van a mejorar el consumo y tiempo empleado, con gestos tan simples como utilizar sartenes de igual diámetro que los fogones, usar tapas para aprovechar mejor el calor, utilizar el calor residual de la cocina y del horno antes de finalizar la cocción o sustituir los cazos tradicionales por las ollas exprés. También se puede reducir el consumo de energía con una alimentación más sostenible, adquiriendo productos naturales de proximidad y temporada, descongelando los alimentos adecuadamente en el frigorífico y recurriendo a recetas de aprovechamiento.

Sexto. Equipos y electrodomésticos de bajo consumo

A la hora de renovar los electrodomésticos y aparatos eléctricos se debe optar por los modelos que tengan la máxima categoría en la nueva etiqueta de eficiencia energética, más sencilla que la anterior clasificación, y que identifica los equipos más eficientes con la letra A y el color verde oscuro -anteriormente A+++, A++ y A+-, mientras que los de mayor consumo son los de categoría G y color rojo.

Séptimo. Uso inteligente de equipos

Algunos trucos para reducir el consumo eléctrico consisten en hacer un empleo más inteligente de los electrodomésticos. Hacer los ciclos de lavado a carga llena en la lavadora y en el lavavajillas y seleccionar los programas en modo ECO es siempre la mejor opción ya que reducen el tiempo, el consumo de energía y la temperatura entre 40ºC y 60ºC produciendo ahorro del 40 % en electricidad.

En el caso del frigorífico, que es el electrodoméstico que más consume, se debe colocar lo más lejos posible de fuentes de calor y la temperatura debe estar regulada entre 4ºC y 5ºC y la parte del congelador en torno a -18ºC. Además, hay que tener abierta la puerta el menor tiempo posible.

Octavo. ¿On, off o standby?

Mantener los equipos en modo reposo o “standby” es uno de los consumos invisibles que salen más caros de lo que se pueda pensar. Como reducir el consumo eléctrico en casa pasa también por dejar apagados completamente los aparatos cuando no estén en uso y desconectar los cargadores. El ahorro medio de eliminar el consumo silencioso es del 10%, unos 50 € al año calculado para un consumo de 3.500 kWh, y también prolonga la vida útil de los equipos.

Noveno. Mantenimiento y limpieza

La limpieza de aparatos y electrodomésticos para evitar que acumulen suciedad y polvo mejora el rendimiento y su vida útil. Los radiadores deben purgarse una vez al año, preferiblemente en otoño, para extraer el aire que dificultará la transmisión de calor y no es recomendable que estén cubiertos. Por último, un mantenimiento adecuado de la instalación eléctrica y de la caldera, además de ser imprescindible por motivos de seguridad, puede ayudar a ahorrar cada año hasta un 15 % en la factura eléctrica.

Décimo. Ayudas y subvenciones

La adquisición de instalaciones y aparatos para reducir el consumo eléctrico está beneficiada, en muchos casos, con subvenciones públicas para incentivar la eficiencia energética y también son susceptibles de financiación privada que se amortizará gracias al ahorro en la factura que van a producir al reducir el consumo de energía.

Entender la nueva factura de la luz

La factura de luz debe tener un contenido mínimo obligatorio desde que se reguló un nuevo modelo mediante la Resolución, de 23 de mayo de 2014, del actual Ministerio para la Transición Energética y que fue introducido con la finalidad de que los consumidores pudieran comprender mejor la información relativa a su consumo de electricidad y los distintos costes que incluye el suministro con sencillez y claridad.

De esta forma, los usuarios y consumidores pueden conocer mejor los distintos precios y tarifas de electricidad existentes, los términos y condiciones generales y servicio vinculados, de manera que puedan comparar la información entre distintas ofertas y optimizar el ahorro en la factura de la luz.

Con la nueva regulación se ha ampliado también la información relativa al origen de la energía, en particular si su procedencia es de fuentes renovables, a los efectos de valorar el impacto ambiental del consumo de energía el éctrica en cada hogar.

Factura luz: Contenido mínimo obligatorio

En la factura de la luz deberán constar obligatoriamente los siguientes apartados y datos:

Datos de la comercializadora:

Con la finalidad de que el consumidor pueda identificar correctamente a la compañía deben constar su denominación o razón social, logotipo, código de identificación fiscal y domicilio social.

Datos de la factura de la luz:

Debe incluir el número de la factura y el resumen de facturación del suministro eléctrico con indicación expresa de conceptos facturados, importe desglosado e impuestos, periodo facturado y fecha de pago o cargo si está domiciliado en la cuenta bancaria.

Datos del titular:

Nombre y apellidos, o razón social en el caso de empresas, y domicilio.

Datos e información sobre el consumo de luz:

Constan en este apartado los conceptos facturados con sus importes debidamente desglosados, así como los métodos para saber como calcular la factura de la luz. Actualmente, con la nueva factura luz se paga por cinco conceptos distintos:

Término de potencia

Consumo de energía

Impuesto Especial sobre la Electricidad

Impuesto sobre el Valor Añadido

Alquiler de equipos de medición

El Término de Potencia tiene un precio fijo que se obtiene al multiplicar la potencia eléctrica contratada por elnúmero de díascorrespondientes al periodo facturado, mientras que el Término de Energía vendrá determinado por el consumo que se haya efectuado en el periodo de facturación, medido en kWh.

Por último, debe figurar también la evolución del consumo, al menos, de los últimos 12 meses, representado en un gráfico de barras que facilite la visualización de los cambios que se registren en el consumo del hogar favoreciendo de esta forma que el consumidor mejore el control y pueda ahorrar en la factura de la luz.

Datos del contrato:

Entre ellos habrán de indicarse la dirección del punto de suministro, código CUPS, potencia contratada, tipo de contrato, tipo de tarifa, forma de pago y datos de domiciliación bancaria para pagar factura de luz.

Información de interés para el consumidor:

En la nueva factura de luz se deben incluir los teléfonos gratuitos de atención al cliente y del servicio de averíasde la comercializadora, así como los canales para presentar reclamaciones.

Información sobre el origen de la electricidad consumida y su impacto medioambiental.

Con Tarífalo, descubre como ahorrar en la factura de la luz sin renunciar a un consumo sostenible eligiendo entre las mejores tarifas renovables de nuestro comparador tarifas de luz.

Entender la factura de gas

La factura de gas natural no tiene un modelo regulado, al contrario de lo que sucede con la de luz, motivo por el que los formatos varían y muestran la información de forma diferente. Sin embargo, con independencia de la comercializadora, deben contener unos elementos comunes y básicos. Se puede recibir la factura gas natural cada dos meses o con una periodicidad mensual y su cálculo se realiza conforme a la lectura del contador. Es frecuente que las comercializadoras emitan la factura en base a una estimación que se regulariza una vez al año para ajustarla al consumo real.

Entender la factura del gas es importante para controlar el consumo, mejorar el ahorro y verificar la correcta tarificación del suministro. Cuando el consumidor aporta su lectura real evitará un posible sobre coste en la facturación por lectura estimada del contador.

Factura gas: ¿Mercado libre o regulado?

Los consumidores tienen derecho a elegir libremente, tanto la comercializadora como el tipo de tarifa de gas, pudiendo optar entre la tarifa de último recurso (TUR) del mercado regulado o cualquiera de las tarifas del mercado libre.

Para acogerse a la tarifa TUR del mercado regulado es necesaria una conexión a la red de distribución de presión inferior a 4 bar y un consumo limitado a 50.000 kWh al año.

Factura gas natural: Elementos principales

En función del tipo de tarifa, el modelo de la factura incluye conceptos específicos correspondientes a su modalidad. En todo caso, la información esencial que debe incluir una factura del gas es la siguiente:

Datos de la factura

En el encabezado o parte superior de la factura la información que normalmente aparece son la denominación social y C.I.F. de la compañía, los datos del titular del contrato y de domiciliación bancaria, así como un resumen de la factura con los siguientes datos:

Número de factura

Importe de la factura con impuestos

Periodo de facturación

Fecha de abono

Información del consumo

La energía consumida en el periodo de la factura se calcula por la diferencia de las dos últimas lecturas con indicación de la fecha y si corresponden a una lectura estimada o real. También debe incluir la evolución del consumo de los últimos 14 meses representada gráficamente.

La energía consumida en el periodo de la factura se calcula por la diferencia de las dos últimas lecturas con indicación de la fecha y si corresponden a una lectura estimada o real. También debe incluir la evolución del consumo de los últimos 14 meses representada gráficamente.

Detalle de la facturación

Uno de los apartados que más atención hay que prestar es el correspondiente a los datos de facturación en el que se encuentran detallados los gastos de energía consumida y su cálculo, los impuestos repercutidos y el precio en concepto de alquiler de los equipos de medición.

Término fijo: Es el coste por tener acceso al suministro.

Energía o término de consumo: Importe variable en función del consumo realizado durante el periodo que comprende la factura y cuyo precio depende del tipo de tarifa contratada. El consumo de gas se mide en metros cúbicos, pero en la factura se expresa en kilovatios hora (kWh).

Impuestos: El consumo de gas está gravado por el impuesto especial sobre hidrocarburos y el IVA.

Alquiler de equipos de medida y control: Es el coste que se abona por tener alquilados el contador del gas y el interruptor de control de potencia (ICP), calculado por el número de días.

Se recomienda comprobar en la factura que no se hayan incluido servicios no contratados. En el caso de que figuren productos distintos habrá que ponerse en contacto con la compañía.

Datos del contrato

Se trata de la información relativa al contrato en la que deben constar los siguientes datos:

Tipo de contrato

Tipo de tarifa de acceso

Peaje de acceso

Código CUPS

Otra información de interés

Finalmente, la factura debe ofrecer otra información importante como el teléfono de atención al cliente de la comercializadora e información complementaria sobre el suministro.

La compañía debe ofrecer varios canales para consultar factura gas y facilitar la opción de descargar la factura online gas natural. Las comercializadoras ofrecen también con frecuencia herramientas para calcular factura gas u otras aplicaciones como el simulador factura gas natural, muy útiles para reducir el consumo y aprender como ahorrar en la factura del gas. Tarífalo también te ofrece información completa y actualizada para comparar tarifas gas gratuitamente.

Bono social de la luz

¿Qué es el bono social de la luz?

El bono social de luz es un recurso para personas en situación de vulnerabilidad y pretende responder a la necesidad de protección de aquellos hogares que, debido a su situación socioeconómica, podrían derivar en supuestos de pobreza energética, sin acceso a suministros básicos esenciales de energía.

Su concesión lleva asociada un descuento en la factura eléctrica proporcional al umbral de renta, características familiares y circunstancias especiales, así como otros beneficios entre los que se encuentra, excepcionalmente, la prohibición de interrumpir el suministro eléctrico ante la imposibilidad de impago puntual o en viviendas con menores de edad.

El bono social de la luz se encuentra regulado en varias normas:

Ley 24/2013 del Sector Eléctrico

Real Decreto 216/2014, de 28 de marzo

Real Decreto-ley 7/2016, de 23 de diciembre

Real Decreto 897/2017, de 6 de octubre, desarrollado por la Orden ETU/943/2017

Quién puede solicitar el Bono Social de la luz

Consumidor vulnerable

El Real Decreto 897/2017 define el concepto de consumidor vulnerable conforme a unos umbrales de renta en referencia al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) y teniendo en cuenta el número de personas adultas y menores de edad que integran la unidad familiar. El umbral de renta para la concesión del bono social se incrementa un 0,5 % para aquellas personas en las que concurra alguna de las siguientes circunstancias especiales:

Bono social luz discapacitados para personas en situación de discapacidad de, al menos, un 33%.

Personas con dependencia reconocida en grado II y III.

Bono social luz pensionistas, por jubilación o I.P., con la pensión mínima

Bono social luz familias numerosas y familias monoparentales.

Víctimas de violencia de género.

Víctimas de terrorismo.

Consumidor vulnerable severo.

Se establece un descuento mayor en la factura de luz para esta categoría de usuarios que incluye a personas y familias con niveles de renta inferiores.

Consumidores en riesgo de exclusión social.

Personas que, además de tener el nivel de renta inferior están siendo atendidas por los servicios sociales de los que ya reciban ayuda para el pago del 50 % de la factura.

Circunstancias excepcionales a consecuencia de Covid-19,

se trata de un nuevo bono social luz que está previsto hasta el 28 de febrero de 2022, en los siguientes casos:

Personas afectadas por un ERTE.

Personas desempleadas

Autónomos y empresarios que se hayan visto obligados a tener que cuidar de un familiar u otra situación asimilable que haya producido una reducción de jornada con pérdida de ingresos sustancial asociada.

Descuentos

Los descuentos de luz bono social varían en función de los niveles de renta del consumidor, según se trate de consumidores vulnerables, consumidores vulnerables severos y si concurre alguna de las circunstancias especiales anteriormente indicadas

El Real Decreto-ley 23/2021 de medidas urgentes en suministro de energía para la protección de consumidores ha incrementado los porcentajes de descuento aplicables en el bono social hasta el primer trimestre de 2022

Consumidores vulnerables:

Con carácter general, tendrán una rebaja del 25 %, ampliada al 60 % hasta el 31 de marzo de 2022, por el Real Decreto-ley 23/2021.

Consumidores vulnerables severos:

El descuento previsto es del 40 %, aunque hasta el 31 de marzo de 2022 está fijado temporalmente en el 70 %.

Otros beneficios del bono social de electricidad

Facturación:

se paga por la electricidad que se haya consumido al precio de la energía, más los peajes e impuestos. No incluye servicios adicionales.

Mayor plazo ante impagos:

ampliación a cuatro meses del plazo general (dos meses) para el pago de facturas atrasadas, a contar desde la notificación de impago.

Prohibición de interrumpir el suministro de luz por impago

previa certificación de los servicios sociales competentes, en los siguientes casos:

Consumidores en riesgo de exclusión social atendidos por los Servicios Sociales de ámbito municipal o regional.

Hogares beneficiarios del bono social en los que haya, al menos, un menor de 16 años , o una persona condiscapacidad (grado 33% o superior), o con dependencia de grado II o III.

Solicitar el bono social luz

La Orden ETU/943/2017 por la que se desarrolla el Real Decreto 897/2017, establece el modelo de formulación para solicitar el Bono social, los requisitos y documentación acreditativa necesaria para su concesión.

Donde solicitar el bono social de la luz

Para solicitar el bono social de la luz hay que tramitar la solicitud ante alguna de las comercializadoras de referencia del mercado regulado por teléfono, fax, correo electrónico o correo postal. Las comercializadoras autorizadas están obligadas a realizar los trámites de la solicitud gratuitamente y a comunicar a la persona solicitante su aceptación o rechazo.

En caso de que la solicitud sea rechazada hay ofertas en el mercado libre de suministro de luz con tarifas de bajo coste. En Tarífalo te invitamos a descubrir los precios más bajos con nuestra aplicación para comparador tarifas de electricidad

Documentación bono social luz

Formulario Bono Social cumplimentado y firmado por todos los integrantes mayores de edad de la unidad familiar.

Documentación acreditativa de la identidad (D.N.I. o N.I.E.) de la persona titular del punto de acceso de luz y del resto de personas convivientes.

Certificado de empadronamiento, individual o colectivo.

Certificado del Registro Civil acreditando el estado civil

Fotocopia del Libro de familia

Documentación acreditativa de las circunstancias especiales que se aleguen:

Título de familia numerosa.

Certificado de los Servicios Sociales, en los demás casos.

Bono social luz: Requisitos

Los requisitos para el bono social de la luz son distintos para cada uno de los perfiles anteriormente indicados. En todos los casos, es requisito común y necesario tener suscrito con alguna de las comercializadoras de referencia el contrato eléctrico de precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC) del mercado regulado con una potencia eléctrica inferior a 10 kW.

Consumidores vulnerables

Deben cumplir, como mínimo, alguno de los siguientes requisitos:

Renta anual inferior o igual a los límites establecidos según el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), usado habitualmente para la tramitación de subsidios y otras ayudas:

1 , 5 veces el IPREM: Personas individuales o integradas en una unidad familiar sin menores a su cargo.

2 veces el IPREM: Unidad familiar con un menor de edad.

2 , 5 veces el IPREM: Unidad familiar dos menores de edad.

Los límites indicados se incrementarán en 0 , 5 veces el IPREM cuando se cumpla, además, alguna de las circunstancias especiales.

IPREM anual 14 pagas válido para el año 2022: 8.106,28 euros.

Consumidores vulnerables severos

Deberán cumplir alguna de las siguientes condiciones:

Nivel de renta anual inferior al 50 % del límite establecido para consumidores vulnerables .

1 vez el IPREM: Pensionistas con pensión mínima .

2 veces el IPREM: Familias numerosas con renta inferior a dicho umbral .

Límites en el consumo de electricidad

Los descuentos que se aplican con el bono social están sujetos a unos límites anuales de consumo eléctrico:

Consumidores sin menores a cargo: 1.380 kWh/año .

Pensionistas: 1.932 kWh/año .

Consumidores con un menor a cargo: 1.932 kWh/año.

Consumidores con dos menores a cargo: 2.346 kWh/año

Familias numerosas: 4.140 kWh/año.

El consumo que exceda de los límites indicados se factura con arreglo al precio de la tarifa regulada (PVPC), sin descuentos aplicables .

Bono Social Térmico

Los suministros de luz eléctrica y gas están marcados en los últimos años por un importante incremento de precios, que está repercutiendo en la economía doméstica de todos los hogares, en especial, a aquellos con condiciones socioeconómicas más vulnerables.

Para proteger a estos hogares de situaciones de pobreza energética , se han ido adoptando paulatinamente varias medidas y recursos para ayudar a los consumidores más vulnerables a hacer frente a los gastos de suministro de energía de uso doméstico, entre las que destaca el Bono Social Térmico.

Este recurso consiste en una ayuda económica de carácter directo para pagar el suministro de gas destinado a calefacción, cocina y el agua caliente, para cualquier sistema de calefacción (eléctrico, gas natural, etc.) que se realiza en un pago único al año a aquellas personas que ya sean beneficiarias del bono social de luz, y cuyo importe es variable en función de las circunstancias, la capacidad económica del beneficiario y de la zona climática en la que se ubique su vivienda, en los términos previstos en el Real Decreto-Ley 15/2018.

El importe de la ayuda se decide por el Gobierno cada ejercicio y el pago del bono social térmico se efectúa durante el primer trimestre mediante ingreso en la cuenta bancaria en la que el beneficiario tenga domiciliado el suministro de luz.

Además, entre las medidas urgentes para proteger a los hogares vulnerables , aprobadas mediante Real Decreto 23/2021, se ha aprobado el pago adicional de un cheque de 90 € por unidad doméstica para los beneficiarios que ya están acogidos al Bono Social de calefacción. Esta ayuda está disponible desde el pasado mes de diciembre y su distribución corresponde a las Comunidades Autónomas.

Solicitar Bono Social Térmico

Cada periodo anual, van a tener la condición de beneficiarios del Bono Social Térmico aquellas personas que ya tengan concedida la ayuda del Bono Social de Electricidad.

Así, para ser beneficiario del bono social térmico habrá que cumplir los mismos requisitos que se exigen para el Bono Social Eléctrico y que son los siguientes:

Estar acogido al precio voluntario para el pequeño consumidor (tarifa PVPC) del mercado regulado y tener una potencia eléctrica contratada igual o inferior a 10 kWh. Los clientes con tarifas del mercado libre no pueden presentar la solicitud de estas ayudas.

Tener la consideración de consumidor vulnerable o de consumidor vulnerable severo, por ser perceptor de ingresos y rentas inferiores a determinados umbrales referenciados conforme al Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (IPREM). En función del nivel de renta de la unidad familiar se podrán beneficiar de porcentajes de descuento diferentes, que serán mayores para consumidores con menores ingresos. Dentro del concepto de consumidor vulnerable severo se encuentran los consumidores en riesgo de exclusión social siempre que estén recibiendo asistencia por los servicios sociales municipales o regionales competentes.

Circunstancias especiales. La normativa reguladora de estas ayudas sociales contempla determinadas circunstancias especiales cuya concurrencia, debidamente acreditada, facilita la concesión del bono social:

Familias monoparentales formadas por uno sólo de los progenitores y, al menos, un hijo/a menor de edad.

Familias numerosas, según el número de hijos menores de edad a cargo de la unidad se incrementa el importe de la ayuda proporcionalmente.

Personas con dependencia reconocida de grado II o IIIy personas con discapacidad igual o superior del 33%. formadas por uno sólo de los progenitores y, al menos, un hijo/a menor de edad.

Pensionistas, ya sea por jubilación o por situación de incapacidad permanente, cuando perciban la pensión mínima u otros ingresos, siempre que no superen los 500 €.

Víctimas de terrorismo.

Víctimas de violencia de género.

Para obtener estas ayudas, hay que presentar la solicitud del Bono Social Eléctrico ante alguna de las comercializadoras reguladas debidamente autorizadas a las que corresponderá tramitar gratuitamente el procedimiento de solicitud y, en su caso, comunicar la concesión del Bono Social de Electricidad con el Bono Social Térmico incluido.

Si la solicitud es rechazada por no cumplir las condiciones exigidas legalmente habrá que optar entre alguna de las tarifas del mercado libre que ofrece una gran oferta de precios, tanto de facturación a coste fijo o indexado por consumo, como de precios variables con discriminación horaria por lo que es aconsejable consultar comparador de tarifas gas . de Tarífalo, así como informarse adecuadamente de todas las condiciones antes de contratar cualquier tarifa. Algunas compañías comercializadoras ofrecen también la posibilidad de flexibilizar el pago de las facturas.

Elegir la tarifa más adecuada a los hábitos, horarios y necesidades de consumo doméstico es una de las medidas más eficaces para ahorrar gas en el hogar.

Boletín Eléctrico o Certificado de Instalación Eléctrica (CIE)

El Certificado de Instalación o Boletín Eléctrico es un documento de carácter obligatorio para todas las viviendas que certifica el cumplimiento de las condiciones de idoneidad y requisitos técnicos exigidos legalmente para garantizar que la instalación eléctrica es segura. En su contenido se incluyen las características de dicha instalación, tales como la potencia eléctrica y límites máximos que puede soportar y cómo están distribuidos los elementos de la instalación que estarán reflejados en un plano anexo al Certificado, es decir, toda la información verificada que certifica que la seguridad de la instalación está garantizada y es adecuada a la capacidad del nivel de potencia eléctrica que puede soportar a efectos de tener un suministro de luz óptimo y evitar situaciones peligrosas como cortocircuitos.

Cómo obtener el Boletín Eléctrico de la Instalación

Este Certificado va a ser exigido por la compañía distribuidora con ocasión de varios supuestos: al tramitar el alta de luz en una vivienda de nueva construcción, subir la potencia contratada, cambios técnicos cuando se hayan cumplido veinte años desde que se emitió el CIE.

Boletín eléctrico de la vivienda de nueva construcción

Corresponde al instalador debidamente autorizado tramitar y firmar los Boletines eléctricos nuevos para presentarlos ante el Registro del organismo competente en materia de energía de la Comunidad Autónoma en la que se encuentre la vivienda. Posteriormente, cuando dicho organismo público apruebe la instalación, la persona usuaria obtendrá el boletín eléctrico online en un plazo breve de pocos días.

El "boletín eléctrico” incluye los siguientes datos e información:

Número de expediente que identifica la instalación eléctrica registrada.

Datos de la persona titular de la instalación.

Dirección de la residencia en la que se encuentra la instalación.

Empresa eléctrica distribuidora.

Instalador autorizado y mediciones realizadas.

Características y requisitos técnicos de la instalación técnica. De ellos, uno de los datos más importante es el relativo a la potencia eléctrica y a los niveles máximos que puede alcanzar, a los efectos de futuros cambios que se quieran realizar.

Boletín eléctrico o CIE de instalaciones eléctricas con más de 20 años de antigüedad

El Boletín no tiene plazo de caducidad. No obstante, si se pretenden realizar cambios de la instalación o del contrato para aumentar la potencia eléctrica u otras modificaciones técnicas en instalaciones que tengan más de 20 años va a ser necesario pasar una nueva revisión. Corresponde al instalador autorizado asesorar al titular respecto a las modificaciones que sean necesarias adoptar a los efectos de garantizar las condiciones de seguridad de la instalación eléctrica y, en consecuencia, obtener una resolución favorable aprobando el CIE. Una vez emitido el CIE, cuya obtención tarda pocos días, la compañía distribuidora tiene la obligación de responder si lo acepta en el plazo máximo de siete días.

Boletín eléctrico Cataluña

El boletín de reconocimiento eléctrico (brie) es un complemento del CIE que sólo es obligatorio en instalaciones eléctricas de Cataluña y la diferencia principal es que caduca en el plazo de seis meses.

Coste Boletín Eléctrico

El precio del Boletín Eléctrico no es fijo y suele costar entre 60 € y 300 €. Para saber cuánto cuesta un boletín eléctrico hay que tener en cuenta varios factores puesto que su precio depende del tipo de instalación eléctrica, la región autonómica y el instalador que vaya a realizar la revisión porque en el supuesto de instalaciones con más de 20 años de antigüedad la fijación del precio es libre y dependerá del instalador elegido, por lo que es recomendable valorar las tarifas de los instaladores oficiales que operen en la comunidad autónoma donde esté ubicada la residencia o local. El precio medio oscila normalmente entre los 100 y 150 €, pero existen grandes diferencias que interesa contrastar.

Por el contrario, en las instalaciones eléctricas nuevas el precio estará incluido en el presupuesto global de la instalación.